La doctrina Míster Diablo

En los foros académicos se abre cada vez mayor espacio el consenso de que la elite estadouni dense, acordada en su ideología de supremacía sobre los pueblos del mundo a partir de su visión integrista cuasi religiosa, ha actualizado la amarillenta Doctrina Monroe cambiando la máxima “América para los americanos (del Norte)” por el lema “El planeta para los americanos (del Norte)”, filosofía manifestada en las acciones del gobierno de George Bush, por lo que la remozada doctrina ha sido rebautizada con el nombre de “la Doctrina Míster Diablo”. Valga enfatizar que tanto en la versión Monroe como en la Míster Diablo, la doctrina usurpa doblemente el gentilicio americano porque en ningún caso se trata de todos los americanos, sino exclusivamente de los integrantes del selecto club de los grandes industriales y hacendados esclavistas legitimados en el proceso de separación de la metrópolis británica, devenidos ahora en los líderes de grandes corporaciones de carácter transnacional con asiento en el territorio de Estados Unidos y representados por su speaker de ocasión George Bush. Valga decir, el pueblo estadounidense es tan víctima del imperio como el vietnamita, el cubano, el nicaragüense, el venezolano …

Del mismo modo que Simón Bolívar tuvo que enfrentar las maniobras de la naciente potencia liderada por feroces industriales y hacendados esclavistas en el siglo XIX, lo que plasmó en su muy conocida alerta sobre la ulterior condición de Estados Unidos de opresor de nuestros pueblos en nombre de la libertad, iniciado el siglo XXI ha correspondido a los venezolanos plantarse ante las pretensiones de los neocolonizadores que, armados con la Doctrina Míster Diablo, urden jugarretas, manipulan, presionan, chantajean, intervienen en los países con el fin de apropiarse de recursos naturales estratégicos como el petróleo, el gas, la bauxita, el hierro, el agua dulce, la biodiversidad, la madera, las fuentes de generación hidroeléctrica … Y todo ello bajo una refinada puesta en escena ambientada en una atmósfera, creada con técnicas propagandísticas fundadas en la mentira divulgada sin tregua, en la que, como si de fuegos artificiales se tratase, la luminiscencia de una democracia modélica obnubila incautos, ocultando hábilmente que millones de seres humanos, incluso en Estados Unidos, son excluidos de los ámbitos del Estado, es decir, de la vida pública y condenados a sobrevivir en la precariedad.

De aquí que sea certera la premisa de que en el seno del pueblo estadounidense hay densos sectores que simpatizan con el proceso emancipatorio que lleva adelante en Venezuela: emancipación de las garras del imperio con sus implicaciones de opresión, explotación, sojuzgamiento y dependencia. La verdad sea dicha, si el pueblo estadounidense votara en la elección de los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas seguramente sufragaría por Venezuela.

La Doctrina Míster Diablo no correrá con la vitalidad de su antiquísima inspiradora, la Monroe, porque la circunstancia histórica de hoy va siendo cada día más favorable a los pueblos del mundo. No obstante el mortífero poder militar y el ritmo de avance científico tecnológico imperial, aplicado básicamente al complejo militar industrial, el intervencionismo, la prácticas de invasión y el chantaje financiero chocan con la fuerza integradora de los países en vías de desarrollo en todo el orbe, decididos ser libres plenamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: