El gas de Bolivia

“Médicos oculistas de Estados Unidos realizan operaciones gratuitas”. Santa Cruz, 8 de diciembre de 2006. La noticia la publica el periódico boliviano El Diario, ilustrada con una fotografía a todo color. En el cuerpo de la información se describen numerosas acciones de buena vecindad que sanitaristas del ejército estadounidense realizan tiempo ha en el país andino.

¿Quién no va a agradecer el gesto? Sólo que, como ha ocurrido en otros casos en esta tierra que aún los halcones consideran su patio trasero, la zanahoria casi siempre oculta el garrote, antes y después de la presidencia de Theodoro Roosevelt. Y a Bush no le agria el paladar que lo comparen con el gran conquistador que fue Roosevelt. No hace falta recelo extremo para pensar que la caridad de los médicos militares estadounidenses es el rostro sonriente detrás del cual se esconde el activo apoyo de Bush a grupos que enfrentan a Evo Morales, desde cuando emergió como un líder capaz de conducir a su pueblo en un proceso de transformaciones estructurales de la sociedad y el Estado.

Estos grupos, mascarón de proa de la feroz oligarquía boliviana, creen haber encontrado el pretexto ideal para desencadenar un despliegue de protestas diversas (marchas, huelgas de hambre, cierre de carreteras, sabotaje en el parlamento, manipulación mediática) destinadas a secuestrar la Asamblea Constituyente para impedir que la nueva Constitución consagre los cambios por los que las mayorías nacionales eligieron a Morales presidente. La lucha por los dos tercios de votos de la Constituyente para aprobar el texto constitucional es sólo un ardid dirigido a maniatar a la mayoría de los asambleístas, en busca de que las modificaciones de la Carta Magna no pasen de lo cosmético y, de este modo, quede intacta la dominación de las élites sobre el resto de la sociedad, tal como viene ocurriendo desde los tiempos de la colonia, cuando, tras la conquista, los aborígenes fueron sometidos a un régimen de esclavitud encubierta.

A Bush le importa un pepino si en Bolivia la democracia es efectiva para todos; lo suyo son las inmensas reservas de gas contenidas en el subsuelo de la altiplanicie andina. Si Morales hiciera como Juan Vicente Gómez, que entregó el petróleo a precio de gallina flaca a las transnacionales europeas y estadounidenses, los médicos y otros militares del imperio harían miles de sinceras operaciones humanitarias, seguros de que en sus hogares el despilfarro de energía podrá continuar sin sobresaltos. De ocurrir esto Bush estaría feliz no sólo por anotarse un gran triunfo, sino además porque su familia podría engordar sus capitales invirtiendo en la industria del gas boliviano. Pero Morales es de una sola pieza y del tamaño exacto del compromiso que adquirió con la emancipación de su pueblo, que comporta el control real de sus recursos naturales como, por ejemplo, el gas. De modo que el empeño por desestabilizar el gobierno del Presidente boliviano continuará aupado sin tregua desde la Oficina Oval de La Casa Blanca.

Si la mayoría de los constituyentes cede ante la presión de la oligarquía insurrecta y acuerda hacer una constitución tipo saludo a la bandera, gatopardiana, pues, a Morales le bastará con asomarse al balcón de su oficina a convocar al pueblo. Pero no será necesario porque en su mayoría los constituyentistas son de la misma madera del presidente y del resto del pueblo: libertadores, de la misma estirpe de Bolívar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: